viernes, 25 de marzo de 2016

Arroz con leche (mi receta clásica)

A lo largo de todo este tiempo os he enseñado varias formas de cómo preparar arroz con leche muy diferentes, pero en esta ocasión os traigo una receta familiar. Esta la lleva haciendo mi madre desde que tengo uso de razón y bien aprendida, pues a ser uno de mis postres preferidos y porque me recuerda al sabor de mi infancia, además de ser el primer postre que aprendí de niño a preparar y guardo mucho cariño desde entonces. Ahora me apetece compartirlo con vosotros/as, y por supuesto espero que os animéis en vuestras cocinas a prepararlo!!

Ingredientes:
125 grs. de arroz redondo
500 ml. de leche entera
80 grs. de azúcar blanco
1 palito de canela
La piel de 1/2 limón
Una nuez pequeña de mantequilla (25 grs.)
Canela molida (para espolvorear)
Elaboración:
Comenzaremos lavando los granos de arroz bajo el grifo con agua fría, con ayuda de un colador fino, hasta que salga el agua limpia (al principio tendrá un color blanquecino y luego irá tornando transparente), para retirar el exceso de almidón y quede más suelto durante la cocción.
En una cazuela mediana, calentamos a fuego bajo la leche junto con el palito de canela y el azúcar. En cuanto veáis que comienza a tomar temperatura (sin que llegue a hervir), será el momento de agregar el arroz lavado y bien escurrido y dejamos cocinar unos 25-30 minutos, removiendo de vez en cuando para evitar que se apelmace o se pegue en el fondo.
Una vez pasado el tiempo, retirar del fuego e incorporar la nuez de mantequilla y seguidamente lo podréis pasar a un cuenco, en vasitos individuales o dejar en la misma cazuela; como más os guste!! Dejamos enfriar a temperatura ambiente. Luego meteremos el arroz con leche en la nevera, y justo antes de servir, espolvoreamos con canela molida.





Consejos: En cuanto haya pasado el tiempo estimado de la cocción del arroz, seguramente os quedará un poco líquido, pero no os preocupéis, pues el arroz una vez retirado del calor seguirá absorbiendo leche. Y si por casualidad veis que ha quedado demasiado seco, no tengáis ningún reparo en añadir un poco más de leche a la preparación para dar un toque más meloso. Cada marca de arroz se comporta de manera diferente durante el cocinado, entonces tendréis que "jugar" con eso; es mi consejo!!
Los ingredientes aromatizantes como la monda de limón y el palito de canela, siempre les dejo hasta el final en el postre, pues seguirá aportando un puntito mágico a la preparación, simplemente cuando lo vayáis a servir, procurad que no le toque a nadie, y apartarlos a tiempo!! :)